Imagenes con Frases: Frases Buenos Dias - Frases Buenas Noches - Navidad - Año nuevo 2022 - San Valentín - Día del Padre - Día de la Madre - Frases cristianas

Feliz Dia de La Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María


Feliz Día de La Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María. El dogma de la Inmaculada Concepción, también conocido como Purísima Concepción, es una creencia del catolicismo que sostiene que María, madre de Jesús, a diferencia de todos los demás seres humanos, no fue alcanzada por el pecado original sino que, desde el primer instante de su concepción, estuvo libre de todo pecado. La Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, conocida también como la Purísima Concepción, es un dogma de la Iglesia católica decretado en 1854 que sostiene que la Virgen María estuvo libre del pecado original desde el primer momento de su concepción por los méritos de su hijo Jesucristo, recogiendo de esta manera el sentir de dos mil años de tradición cristiana al respecto. Se celebra el 8 de diciembre, nueve meses antes de la celebración de la Natividad de la Virgen el 8 de septiembre.

inmaculada concepcion

Inmaculada Concepción

¿Cómo se celebra la fiesta de la Inmaculada Concepción?
El Día de la Inmaculada Concepción se considera día de Fiesta Nacional. Es el único país del mundo que celebran el Día de las Madres el 8 de diciembre, en honor de la Inmaculada Concepción. En varias regiones del país realizan procesiones para honrar a la virgen María y a la Iglesia católica.

¿Por qué el 8 de diciembre se celebra la Inmaculada Concepción?
Se celebra en esta fecha porque el 8 de diciembre es exactamente nueve meses antes del nacimiento de la Virgen María. Además, en España es porque el 8 de diciembre se libró la Guerra de los ochenta años, entre el ejército español y el holandés.

El Catecismo de la Iglesia Católica describe que:
“Para ser la Madre del Salvador, María fue ‘dotada por Dios con dones a la medida de una misión tan importante’. El ángel Gabriel en el momento de la anunciación la saluda como ‘llena de gracia’. En efecto, para poder dar el asentimiento libre de su fe al anuncio de su vocación era preciso que ella estuviese totalmente conducida por la gracia de Dios” (490).